Se desatan los robos en la ciudad

Álamo, Ver.- La incidencia delictiva se ha desatado en la ciudad, al grado que los hampones no sólo llevan a cabo el robo a transeúntes a altas horas de la noche, sino que también cometen sus violentos atracos a plena luz del día.

Tal como le sucedió a una vecina de la colonia Pantepec, identificada como Azucena “N”, quien se dirigía de dicha colonia con rumbo a la zona centro, alrededor de las 14:30 horas, quien manifestó a la policía que dos sujetos desconocidos, uno con camiseta y otro de playera, que viajaban a bordo de una motocicleta negra, la abordaron sobre la calle Hermanos Bernal, de la Pantepec, arrebatándole su bolso y llevándose una cantidad de 4,554 pesos, que llevaba al banco para cubrir el pago de una financiera, huyendo el par de hampones con rumbo desconocido.

Por otro lado, un estudiante del Colegio de Bachilleres, hijo de un conocido comerciante de esta localidad, retornaba a su domicilio luego de salir de la escuela, alrededor de las 20:00 horas, y decidió caminar sobre la calle Niño Perdido para llegar más rápido a la avenida Independencia, cuando de repente dos sujetos, uno de más de 30 años y otro más joven, lo abordaron a la altura de la secundaria para trabajadores y comenzaron a golpearlo, aprovechando que esa rúa se encuentra en penumbras y muy solitaria, rompiéndole la boca y lesionándole un ojo, para dejarlo tirado y huir con su mochila y su teléfono celular.

Un caso más se suscitó durante la madrugada de este martes, cerca de las 00:40 horas, cuando dos sujetos armados, uno de complexión robusta que vestía pantalón de mezclilla azul, playera negra y gorra negra, y el otro delgado de pantalón de mezclilla azul y playera roja, le sustrajeron la motocicleta marca Italika Z-125, color rojo y negro, a un trabajador de nombre Jonathan “N”, de 26 años de edad, que se dirigía a su domicilio, quien fue interceptado por los ladrones sobre el bulevar Quintana Roo, a la altura de la tienda Soriana, quienes huyeron a bordo de la unidad con rumbo a la calle Justo Sierra.

¿Tienes algo que decir? Te leemos con mucho gusto.