Demasiado Amor, ¿acaso existe?

TEPETOTOTL

Por Fernando Hernández Flores

Tanto en el país, el estado como en cualquier municipio se requiere con urgencia que se promueva la cultura, el arte, la literatura, la música, la pintura, la escultura y la poesía. Es ésta última precisamente, la cual se debería permitir entre las nuevas generaciones. Por lo que, toda persona interesada en la poesía tiene la posibilidad de acrecentar su creatividad, apareciendo su curiosidad por escribir, formándose y haciéndose más sensible y humano.

En ésta ocasión expondremos un breviario del poemario “Demasiado Amor” de Luis G. Mendoza Villarreal, veracruzano por adopción pero originario de Chiapas. Formado en letras por la Universidad Veracruzana. Mendoza Villarreal es una persona que la vida lo ha llevado por diferentes caminos. Ello le ha permitido crecer profesionalmente, así como en el ámbito cultural y artístico. Es un hacedor de poemas que cuestionan al ser humano, dejándose llevar por la tristeza, la melancolía, la ausencia; liberando en cada palabra, verso, estrofa o poema su amor por la poesía. Ha sido un lector asiduo de escritores de distintos rincones del mundo.

Luis G. Mendoza, en Demasiado Amor nos transporta hacia un viaje poético y astral. La persona que lee Demasiado Amor se identifica con uno o varios de sus poemas. El poeta Luis G. Mendoza es un existencialista y humanista con un gran corazón. Por lo que, en cuarenta y dos poemas se entrega a una población lectora que requiere aprender y volver al romanticismo que se ha ido perdiendo en una sociedad tan lastimada y confundida, por varios factores que no es necesario comentar al respecto. Una recomendación favorable es que lean poesía.

Bien lo expresa el poeta Mendoza Villarreal: “Amor mío, yo te amo. Te amo como se aman las cosas queridas / y como se aman las personas que aman.” En Volcán exclama: “Quiero ser volcán, fuego en tu cielo; / pídeme paz, que te daré el consuelo, / y enterraré el embrujo de tu llanto, / cambiarlo por el brillo de tu encanto.” En Serenata, en forma de cuarteto comenta: “Acompaña entonada mi guitarra / y embelesa mi oído con tu voz. / Continuemos, sigamos con la farra, / no es tiempo de decir aún adiós.”

En su poema Clamor suelta estas palabras: “He querido confesarle al viento / lo que no he podido decirte. / He platicado con el silencio a solas, / le he dicho que te quiero y me ha creído. / Y una leve esperanza se asoma en tu sonrisa.” Muy afín es el poema Demasiado Amor, que es el título de su libro, el cual considera lo siguiente: “Demasiado amor que existe / y no se puede ocultar, / que no se puede parar / y a su bondad no resiste.”

Es así que, Luis G. Mendoza es un precursor de una corriente romántica que rescata, une, enlaza e invita a enamorarse de éste maravilloso arte, que es la poesía. Sean estas breves líneas motivo para que el lector, investigue, busque y encuentre ese “Demasiado Amor”, porque si existe, es un libro y lo escribió Luis Gustavo Mendoza Villarreal. Paxkatkatsini (Gracias)

[email protected]

Twitter @tepetototl


¿Tienes algo que decir? Te leemos con mucho gusto.