Juan Carlos Molina Palacios: El amigo

Entre lo utópico y lo verdadero

Por Claudia Guerrero Martínez

10 de noviembre del 2019.

El 9 de noviembre, será recordado como un sábado negro para Veracruz, en el que grupos delincuenciales ejecutan en su rancho al diputado local independiente Juan Carlos Molina Palacios.  Las investigaciones estarán a cargo de su entrañable amiga,  Marcela Aguilera Landeta, quien se unió al proyecto de Molina Palacios para asumir la dirigencia de la CNC en Veracruz, el 27 de septiembre del 2015 y  actualmente, Marcela es la Fiscal de Investigaciones Ministeriales de la FGE, bajo el mando de la gris e inexperta Fiscal Encargada, Verónica Hernández Giádans… Juan Carlos Molina tenía un enorme cariño a  Marcela Aguilera, es por eso,  que exigimos a la titular de Investigaciones Ministeriales a realizar una exhaustiva búsqueda de  los culpables y advertimos que caiga, quien caiga, así sean altos funcionarios de la administración de Cuitláhuac García Jiménez… Marcela Aguilera Landeta debe hacer lo correcto, lo ético y leal, para quien la ayudó y apoyó por mucho tiempo….

Se han publicado muchas biografías de Juan Carlos Molina Palacios. Y abundamos en reconocer su gran capacidad de ayuda social y lo que muchos no saben, sus inagotables proyectos para el campo, combate a la pobreza  y hasta gastar su propio dinero, para la adquisición de un aparato para realizar estudios de  mastografía móvil,  adquirido en los Estados Unidos, para llevarlo a todas las congregaciones reportadas en extrema pobreza y brindar el estudio gratuito a muchas mujeres, para el combate al cáncer de mama, siendo ya  un problema de salud nacional…

Y si algún amigo o conocido le pedía ayuda, él siempre veía la forma de apoyarlo. A muchos periodistas, los ayudó con dinero o en especie y hasta el pago de  inserciones y fotografías, aun cuando algunos, quienes no son periodistas con ética, olvidaban esto y lo criticaban en sus medios de comunicación, con la intensión de presionar a Molina a que siguiera apoyándolos…

En su vida personal, hizo un excelente equipo con Rosy Guízar, su esposa, a quien decía ser su “Domadora”, siendo su adoración y siempre la elogiaba por ser una mujer muy trabajadora, leal, comprometida y el éxito de sus ganaderías, era por el invaluable apoyo de Rosy para alcanzar proyectos de genética y ganado de alta calidad, logrando  innumerables galardones, premios nacionales e internacionales y hasta las Llaves de la Ciudad de Miami, entregadas por su Alcalde, en los Estados Unidos, así como dos veces el Premio Nacional a la Ganadería, entregado por el expresidente de México, Enrique Peña Nieto… Competencias de  Raza Beefmaster eran ganadas por los excelentes ejemplares de registro, propiedad de las Ganaderías “Las Perlas Beefmaster” y “Rosa del Alba”…

Su lucha para sacar adelante a la CNC, era un constante compromiso  para Juan Carlos Molina. Nos confiaba: “Hermana, no me gusta estar encerrado en las oficinas de la CNC, mejor vamos al campo, con la gente, conocer sus necesidades y acercarnos a muchos campesinos, quienes no  han sido escuchados. Ahí nos regalan unas tortillas con salsa y frijolitos, en gratitud de poder ayudarlos con apoyos federales gestionados por la CNC. Si me critican, por no estar en el edificio de Xalapa o sedes, lo lamento, prefiero ir con los campesinos, los cañeros, la gente más necesitada y poder ayudarlos. Ha sido difícil, pero no imposible”…

Como hijo, sus padres  deberán estar orgullosos de él. Siempre  aplicó lo aprendido por ellos y nunca olvidar sus raíces, por ser del campo. Ellos  pudieron darle carrera y enseñarle a saber trabajar. Juan Carlos era un hombre orgulloso de ser cuenqueño y  veracruzano. Presumía  de contar con padre y madre, así como sus hermanos, quienes se convirtieron en sus brazos derechos y un apoyo invaluable.

Y hablar de sus hijos,  le brillaban los ojos, pues eran su luz y orgullo. Nos decía: “Salieron muy inteligentes para la escuela, hermana” y me mostraba fotografías de sus cachorros, quienes estudiaban lejos de Veracruz. Después, su hijo mayor se convertiría en un excelente administrador y le depositó toda su confianza en el manejo de los ranchos. Juan Carlos amaba a sus hijos y decía tener suerte de tenerlos…

Como amigo, le agradezco su amistad, consejos,  apoyo y hasta regaños. Nos decía: “Hermana, eres muy aguerrida en tus columnas y luego me preguntan, ¿conoces a Claudia Guerrero? Y yo les contesto: Ella está loca, pero es una excelente periodista, amiga  y yo la quiero mucho”…

Con estas líneas, muy a nuestro pesar por la muerte de un gran amigo, las hacemos para brindar un tributo al líder, al amoroso esposo y padre, al hijo ejemplar y excelente  jefe. Su diputación local se la ganó a pulso y  ahí, hizo a grandes amigos y aliados.  Y siempre, el PRI estuvo en sus venas.

Dudas y comentarios: [email protected]

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz

¿Tienes algo que decir? Te leemos con mucho gusto.