EL JJ Y LOS DAÑOS COLATERALES

DE FRENTE Y DE PERFIL

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

EL JJ Y LOS DAÑOS COLATERALES

Durante semanas atrajo la atención el incidente ocurrido en el Bar BAR, por la popularidad del futbolista Salvador Cabañas herido en ese sitio y que además provocó daños colaterales.

No fueron solamente las heridas recibidas por el deportista y la identificación del heridor, sino también se tejieron una serie de hipótesis de lo que ocurría al interior de ese centro de diversión.

Considerado como uno de los tres bares más importante de la capital del país, donde se contaban como clientes asiduos varios de los empresarios jóvenes más prominentes del país, así como deportistas, artistas, actores, actrices, intelectuales y los nombres más famosos de la sociedad, en el Bar BAR se atizó el fuego para reducir a cenizas lo ahí sucedido.

Simplemente se procedió a la clausura del lugar, mantenerlo cerrado hasta ahora (nueve años después) y evitar se reabra al público, sin importar que tipo de giro se pretenda establecer ahí, además de buscar al responsable del acto violento.

Se descubrió que el hecho ocurrió dentro del baño, provocado por una discusión entre el futbolista y otro parroquiano, al que se identificó como José Jorge Balderas, asiduo asistente al lugar al que llegaban todas esas figuras públicas.

Balderas fue identificado como un personaje que gastaba más dinero que los ricos empresarios, contaba con escolta de protección y asistía con famosas actrices, es decir se codeaba con lo más granado del lugar, sin que nadie supiera (aparentemente) la procedencia de esos cuantiosos recursos.

El escándalo suscitado por la agresión hizo necesario se investigara al ya identificado como JJ Balderas y fue ahí donde se escarbaron muchas cosas, como que el personaje en cuestión formada parte de un grupo delictivo, el de Edgar Valdez, mejor conocido como “La Barbie”, afiliado a uno de los principales cárteles de la droga.

Casi un año después fue detenido Balderas, quien recientemente fue sentenciado a veinte años de prisión por sus nexos con la delincuencia organizada, aunque falta la sentencia por el intento de asesinato contra el futbolista Cabañas.

Los daños colaterales de este hecho fueron muchos: el principal el futbolista quedó afectada con la lesión e impedido de continuar con su carrera de deportista, que por entonces era exitosa; el dueño del local, Simón Charaf, fue vituperado y su local jamás volvió abrir; los parroquianos dejaron dudas sobre su relación con el JJ, incluidos los ricos empresarios y famosos, que se deslindaron hasta de su asistencia al Bar BAR; Edgar Valdez, La Barbie, fue detenido y sentenciado a 49 años de cárcel y multado con 192 millones de dólares.

Claro que también se produjeron omisiones, ya que los personajes famosos nunca fueron citados para dilucidar si en ese sitio ocurrían todas las cosas que narraban las versiones aparecidas y simplemente se le echó tierra al asunto, dejando toda la responsabilidad en los accionistas del lugar.

Nueve años después, el Bar BAR sigue clausurado y pocos se acuerdan del hecho, sepultado por acontecimientos todavía más fuertes de los años recientes.

2.- Aprobada en el Senado de la República la creación de la Guardia Nacional y con visos de paso rápido por la de Diputados, suena fuerte el nombre del Ingeniero Raymundo Collins, para encabezarla.

Email: [email protected]

¿Tienes algo que decir? Te leemos con mucho gusto.